Contenido no disponible

Te pedimos disculpas pero este contenido no está disponible en tu país, pero tenemos muchísimo más para ti aquí

Argentina: La tierra del buen sol

Hogar
Argentina: La tierra del buen sol
Hogar
Argentina: La tierra del buen sol
Thinkstock

  

Pensar en Argentina trae a la mente un delicioso asado, un sensual tango, la pasión del fútbol, paisajes sorprendentes y una exquisita copa de vino, razones suficientes para planear sus próximas vacaciones. 
La riqueza de este país sudamericano es innegable, aunque en esta ocasión  destacaremos la industria vitivinícola y la famosa ruta o camino del vino que cada año atrae a millones de turistas.

El país se posiciona como el quinto productor de vino más importante del mundo y este año la asociación Vinos Argentina busca consolidarse en el mercado chino. 

La ruta del vino recorre los viñedos y bodegas que se extienden a lo largo de las provincias del oeste y el norte de Argentina. Los turistas tienen la posibilidad de conocer desde empresas familiares vitivinícolas hasta las bodegas más reconocidas bajo la guía de artesanos y enólogos. Y aunque se denomina la ruta del vino, en realidad estamos hablando de varias rutas de diferentes departamentos que se dedican al vino y al turismo en general, durante todo el año. Centros artesanales, balnearios, museos y galerías también entretienen a los viajeros. 

La provincia de Mendoza, localizada al oeste del país, es la más tradicional y visitada, ya que aporta el 60% de la producción nacional. De hecho, es conocida como la tierra del buen sol y el buen vino. En las bodegas López, Norton, Valentin Bianchi, Chandon y Santa Ana, entre otras, se catan las mejores cosechas y se observa el proceso de elaboración. De los vinos tintos destacan el Merlot y el Cabernet Sauvignon y de los blancos el Chardonnay y el Sauvignon Blanc. En el mes de marzo los mendocinos celebran la Fiesta Nacional de la Vendimia.

Pero para todos aquellos que no desean catar una buena copa de vino, también existe la llamada vinoterapia, un tratamiento de belleza inventado por los franceses y adoptado por los argentinos. En la edad media los romanos utilizaban el vino con hierbas medicinales para curar las enfermedades. Se dice que la vinoterapia ayuda a rejuvenecer e hidratar la piel, a reducir el abdomen, reafirmar los glúteos y por supuesto lograr una relajación total.

El tratamiento se realiza con agua termal, vino tinto y extractos de semillas de uva.

Argentina La tierra del buen sol-_2

Crédito: Thinkstock

Y la mezcla hace que los poros se abran dejando penetrar las sustancias del vino. Varias bodegas y hoteles ofrecen su versión del tratamiento con masajes, exfoliantes y mágicos paisajes.

Sobra decir que el vino es la bebida oficial del país y un elemento esencial de su gastronomía. Un almuerzo o cena sin vino es difícil de imaginar. No en vano, la historia del vino en Argentina se remonta a la llegada de los españoles, cuando los sacerdotes plantaron viñedos para asegurar el vino de la santa misa. Hoy en día, Argentina produce extraordinarios vinos que se consumen en todo el mundo.

Comentarios Ver más comentarios