Contenido no disponible

Te pedimos disculpas pero este contenido no está disponible en tu país, pero tenemos muchísimo más para ti aquí

Encuentra tu estilo para seducir

Relaciones
Encuentra tu estilo para seducir
Por Master en sexología Ezequiel López Peralta  
Relaciones
Encuentra tu estilo para seducir
Por Master en sexología Ezequiel López Peralta  
Thinkstock

Vamos a diferenciar entre estilos y recursos para seducir. Cuando hablo de los estilos para seducir, apunto a una línea o a un marco general dentro del cual pueden utilizarse diferentes recursos. Tomaré entonces como referencia tres estilos de seducción y además indicaré cuáles son los recursos más utilizados habitualmente dentro de cada uno de ellos.

El estilo intelectual o racional

En este caso la clave de la seducción es el saber. Contar con información importante acerca de un tema en particular, o conocer de temas variados y distintos, sin lugar a dudas pone al otro en un lugar de respeto. La capacidad de asociación rápida, de abstracción, de análisis, de síntesis, de recordar hechos o conceptos, son parte de lo que se denomina habitualmente inteligencia.

Quizás el poder de la atracción intelectual radica en que se supone que detrás de un ser inteligente habitan otras cualidades que también son deseables, como la serenidad, la tranquilidad, el control de los impulsos, la empatía, la seguridad, la protección, el éxito laboral y el económico.


Encuentra tu estilo para seducir

Encuentra tu estilo para seducir

Crédito: Thinkstock

El estilo magnético

Este estilo integra algunas virtudes personales que podríamos encuadrar dentro de lo que llamamos “magnetismo”, y dan lugar a que una persona se sienta absolutamente cómoda y atraída hacia alguien. Si el estilo con el que nos identificamos es éste, tenemos las habilidades sociales necesarias para llamar la atención, generar curiosidad y provocar admiración, atracción interpersonal y deseo. Algunas claves son el sentido del humor, la capacidad de hacer sentir cómodo, confiado y relajado al otro, el dominio del discurso, la asertividad, la expresión de las emociones, el cuidado de nuestra estética.

El estilo erótico

Se trata del estilo que asociamos usualmente con la seducción. El atractivo del estilo erótico tiene como sustento principal la belleza física, de acuerdo a lo que es considerado bello en una determinada cultura. Las personas con estilo erótico nos generan una atracción primaria y movilizan la química del deseo.

Si actuamos utilizando las tácticas del seductor sensual, apuntaremos a resaltar nuestras mejores virtudes estéticas. Acomodamos el vestuario para mostrar sugerentemente determinadas partes del cuerpo, moldeadas por la naturaleza, la gimnasia o la cirugía. Con el peinado, el maquillaje (o la falta total del mismo) y los accesorios como relojes, tatuajes, pulseras, aros, piercings y collares perseguimos el mismo objetivo: despertar el instinto ajeno. Para complementar lo anterior, cuidamos otros detalles asociados: el modo de caminar, los gestos al hablar o al escuchar, la mirada cautivante, el tono de voz susurrante, la media sonrisa, el perfume.

Este esquema planteado no es rígido ya que es posible que integremos recursos de dos o más estilos, o incluso que a lo largo de la vida asumamos estilos diferentes.

Finalmente viene el momento del autoanálisis: tú, ¿con que estilo te identificas?

Comentarios Ver más comentarios