Contenido no disponible

Te pedimos disculpas pero este contenido no está disponible en tu país, pero tenemos muchísimo más para ti aquí

Después de probarse varios trajes de novia nuevos, Amy se prueba una reliquia que Kelly arregló exclusivamente para ella. Su mamá queda impresionada.


¿Tienes un vestido de novia antiguo que te gustaría aprovechar? ¡Anímate a remodelarlo para darle tu estilo personal! La diseñadora Kelly Nishimoto te explica cómo lograrlo a través de este cuestionario.

Kelly Nishimoto comenzó a trabajar en el diseño de indumentaria cuando tenía apenas 11 años, luego de recibir como regalo una máquina de coser. Desde entonces, se interesó por la costura y la moda, demostrando en poco tiempo todo su talento: ya a los 13, había hecho su primer vestido de boda ¡realizado nada menos que con bolsas plásticas!

Fascinada desde pequeña con esta idea lookear a la novia a través del reciclaje, la diseñadora de Los Ángeles es actualmente una de las mayores expertas en recuperación y adaptación de vestidos familiares. Parte de su trabajo puede verse a través la serie Yo decido cuál vestido, de Discovery Home & Health: en cada episodio, ella y el estilista Sam Saboura ayudan a las mujeres a punto de casarse a elegir el modelo ideal. Lo insólito es que deben hacerlo entre dos opciones: uno nuevo, escogido según los gustos de la novia, o uno usado, con una emotiva historia familiar.

En este proceso, Kelly es la encargada de proponer rediseños para los vestidos antiguos, logrando transformaciones increíbles. ¿Te gustaría saber cómo piensa y trabaja esta prestigiosa diseñadora? Te compartimos todo lo que querías preguntarle, aquí.

1- ¿De qué manera es posible reciclar un vestido de novia?

"¡Hay muchas cosas para hacer! No necesariamente debe convertirse en un nuevo vestido de boda, sino que se pueden aprovechar sus materiales para crear prendas de fiesta y teñirlas de otro color, o para hacer almohadas, velos, piezas para la cabeza, mantas de bebé, osos de peluche y más… Las opciones son ilimitadas" dijo en una entrevista. Kelly también sugirió, "si la idea es lograr un vestido renovado, es importante invertir dinero en un profesional (…) ¡Transformarlo es más difícil de lo que se piensa!"

2- Respecto a esta prenda, ¿existe alguna tendencia en particular que convenga seguir o evitar?

"Personalmente, no me gustan los diseños de cuentos de hadas, me hacen reír. Recomiendo a las novias no buscar imitar a las celebridades y optar por vestidos que las hagan sentir cálidas y seguras".

Sobre este punto, Kelly expresó además que "todo es cuestión de estilo personal. Cuando yo me case quiero lucir algo especial para mí, como un sombrero clásico y zapatos fucsias".

3- A la hora de elegir, ¿cómo deben manejarse las novias que se encuentran bajo la presión de sus madres?

"Yo les diría que las inviten a pensar en cómo fue su gran día, para que recuerden que ellas también querían las cosas a su manera. A pesar de que es un honor tener la oportunidad de llevar el vestido de la madre, la novia debe saber expresar que ella busca algo que represente su visión y que hacerlo por su cuenta puede ser mucho más especial", expresó Kelly, admitiendo que si hay algo que aprendió en el show es que "(…) después de todo, la familia es feliz si la novia es feliz."

4- ¿Qué les dirías a las madres o a las novias que no están seguras en retocar el "vestido familiar"?

"(…) Por lo general, las madres al principio se muestran indecisas pero luego terminan sintiéndose muy bien con el diseño final", explicó Kelly, agregando que en estos casos lo importante es trabajar a consciencia "yo en primer lugar trato de ponerme en la mente de la persona que hizo el vestido, sobre todo si se trata de un modelo antiguo (…) A menudo me pregunto qué diseño harían estos creadores si vivieran en tiempos modernos (…) Ahora, cuando un vestido está mal hecho o es de tela económica, ¡no puedo esperar para romperlo y hacer algo nuevo con él!".

5- ¿Qué aspectos crees que debe tener en cuenta cualquier diseñador para reconstruir con éxito una pieza?

"Hay tres cosas a considerar: la primera, si vale la pena ser fiel a la prenda original. Si es así, tengo que tener cuidado de no convertirla en una pieza irreconocible. La segunda, qué es lo que mi cliente espera o imagina como producto final y si esas expectativas son realistas. Y la tercera, si en verdad es posible crear algo nuevo con lo viejo" (…), explicó la protagonista de la serie, y añadió "(…) No solo se trata de la transformación de un vestido antiguo. En este trabajo, son también las novias y sus familias las que se transforman justo delante de nuestros ojos".

¿Te gustaría conocer más sobre Kelly y sus fantásticas remodelaciones? No te pierdas Yo decido cuál vestido, por Discovery Home & Health.

Comentarios Ver más comentarios