Contenido no disponible

Te pedimos disculpas pero este contenido no está disponible en tu país, pero tenemos muchísimo más para ti aquí

Los alimentos y el ánimo de tus hijos

Nutrición y dietas
Los alimentos y el ánimo de tus hijos
Por Carolina Gaviria, NCC  
Nutrición y dietas
Los alimentos y el ánimo de tus hijos
Por Carolina Gaviria, NCC  
Thinkstock
Investigaciones en los últimos años han demostrado que existe una relación fuerte entre los alimentos que consumen los niños con su comportamiento, especialmente los que tienen dificultad para concentrarse y sufren de hiperactividad.

Los productos cargados de azucares como las bebidas gaseosas y golosinas, helados, tortas y galletas así como los alimentos que contienen colorantes no son recomendados por los expertos quienes afirman además que los aditivos alimentarios utilizados en cientos de alimentos y bebidas que consumen los niños diariamente pueden causar rabietas y conductas destructivas en ellos. Otros estudios también han confirmado lo que muchos padres han sospechado durante mucho tiempo sobre el efecto de los productos químicos que contienen muchos dulces, galletas y alimentos. Colorantes en productos como golosinas y bebidas gaseosas podrían provocar cambios de comportamiento hasta en una cuarta parte de los niños pequeños, mostrando una probabilidad alta de dificultades para concentrarse, perdida de los estribos, interrumpir a los demás y luchar contra el sueño. Esto sucedía cuando bebían jugo de fruta dosificado con colorantes y conservantes. 

Incluso los niños y jóvenes sin antecedentes de hiperactividad pueden ser afectados por la cantidad de azucares y productos con aditivos y colorantes que consumen. Por tanto es importante que limites las bebidas gaseosas y jugos de frutas sintéticos en tus hijos, reemplazándolos por agua y jugos de fruta naturales.  De la misma forma, limita los dulces, productos azucarados  y el azúcar añadida. Trata de usar ingredientes naturales para cocinar y evita las comidas que contengan preservativos que puedan afectar su comportamiento. Otras formas de ayudar a que ellos tengan un mejor comportamiento en casa y en el colegio es asegurándote de que desayunen bien, pues saltarse el desayuno tiende a provocar irritabilidad, disminuye la capacidad de concentración y afecta las decisiones nutricionales que hagan más tarde durante el día. Por ejemplo, los niños que no desayunan tienden a comer golosinas en una búsqueda inconsciente y rápida de ganar energía, además tienden a comer de más en su siguiente comida, lo que lleva a la ganancia de peso. Un desayuno balanceado y rico en proteína ayuda a que tu hijo se sienta más motivado para aprender y energizado más no hiperactivo y fuera de control.


Comentarios Ver más comentarios